Columna San Cadilla Mural | 15-04-2018

In Futbol en Vivo, Mural 9 views



“El que tiene suerte, encuentra en el yerno a un hijo, el que no, pierde a una hija”.

Epicteto
Con el yerno en el vestidor
En el mundo de los negocios se dice que trabajar con yernos o nueras en la misma empresa, no siempre es lo más sano para la relación de familia.

En el del futbol mis queridos niños y niñas, la cosa tampoco es tan distinta. Y más cuando el hijo político suele ser un jugador que entra al campo dirigido por su suegro.

Los comentarios de descrédito a su aparición en la cancha, inevitablemente aparecen entre los aficionados y en ocasiones hasta en algunos medios.

Resulta hasta predecible que primero atribuyan su alineación al lazo sentimental entre ambos, por encima del talento o cualidades que el entrenador vea en el futbolista.

Lo que vivió Matías Almeyda hace apenas una semana en contra del Veracruz, al tomar la decisión de debutar a Benjamín Galindo Cruz como zaguero central con el Guadalajara, le trajo uno de esos momentos espinosos que los entrenadores deben soportar, cuando al novato que ponen en el campo, le toca protagonizar el error que se refleja en el marcador en contra.

Detalle que se agudizó aún más, por la relación sentimental que el hijo del “Maestro” Galindo tiene con Sofía Almeyda, la hija mayor de Matías.

“Antiguamente se le elegían los novios a los hijos y yo no le elijo los novios a mi hija, la verdad que no; sólo quiero que ella sea feliz. Ya después si está con Galindo, si está con Pedro o con Juan, la verdad no me interesa”, dijo “El Pelado” tras el partido.

El balón que perdió a los 20 segundos de juego, provocó en contra de Chivas el único gol del juego y al final la derrota de 1-0 en casa para su equipo.

La reacción desmedida y quizá hasta injusta desde la tribuna fue de abucheos. En las redes sociales las críticas y descalificaciones fueron aún más severas.

“A Galindo lo elegí por como juega, no porque sea el novio de mi hija y quien me conoce sabe que soy así. Galindo no jugó porque sea mi yerno. Es más, ¿saben qué feo es tener a un yerno como jugador?”.

Para el juego del viernes en Tijuana, el pastor rojiblanco le mantuvo la confianza a su yerno. Esta vez Galindo cometió el penal para el segundo gol del 3-0 con el que perdieron ante los Xolos.

OTROS YERNOS
Historias de futbolistas que se casan con las hijas de sus entrenadores hay muchas en el futbol mexicano.

Hugo Sánchez, por ejemplo, construyó su primer núcleo familiar con Emma Portugal, la hija de su ex entrenador en la Selección Olímpica, Alfonso Portugal.

Ricardo La Volpe como técnico ha encontrado en sus yernos Flavio Davino primero, y Rafael García después, auxiliares técnicos en sus últimas experiencias en Primera División.

Flavio, ex futbolista del León, Cruz Azul, Morelia y Tecos, está casado con Deborah, la hija mayor de La Volpe. Ella antes había tenido un primer matrimonio con Roberto Andrade, quien sí fue dirigido por su suegro en el Atlante y el Atlas.

El “Chiquis” García como futbolista en Toluca, se relacionó con Sabrina, otra de las hijas de La Volpe y esto le provocó que su convocatoria a la Selección Nacional para jugar el Mundial de Alemania 2006, fuera cuestionada por el parentesco familiar antes que por su nivel de juego.

HISTORIA DE AMOR
No todas las historias de suegros y yernos en el futbol viven experiencias incómodas dentro de un mismo equipo.

La que aquí les contaré es una de esas con final feliz, en la que incluso, el suegro todavía como futbolista activo, compartió no sólo la camiseta, sino el balón con su yerno dentro de un campo de juego en la Primera División.

Esta se originó en Chile, en 1977, previo al Mundial de Argentina.

Los protagonistas son el portero Adan Godoy, vieja figura del Colo Colo y ex mundialista en 1962 y 1966 por Chile.

Godoy, a los 41 años era titular y capitán con el Santiago Morning, mientras que el mediocampista Carlos Rivas, de 24, llegó contratado al mismo equipo procedente del Deportes Concepción.

Sin embargo, ambos se habían conocido en 1970 cuando Rivas a los 16 años se fue a probar al Audax y ahí estaba Godoy, de 33, en el primer equipo.

“Mi padre, de oficio minero, acababa de fallecer y ahí Adán me acogió como a un hijo desde entonces”, recordó Rivas.

Aunque no estaba con la Primera División del Audax, el entonces joven mediocampista era protegido por el portero.

“Yo lo digo siempre, Adán no es en realidad mi padre, pero yo soy cien por cien hijo de Adán Godoy. Él me crió y me dio todos los valores de vida que tengo”, sentenció Rivas.

El veterano Godoy tenía dos hijas Ana y Elieth, sumado a su pesar por no haber podido traer al mundo ningún hijo varón.

Rivas estudió preparatoria en la misma escuela que ambas y ahí se enamoró de Elieth, la hija menor de Godoy.

“Yo tenía 16 y ella 13 y le hice una promesa; que si llegaba a firmar un contrato profesional con un club, me iba a casar con ella”, relató Rivas.

En 1970, a la edad de 17 años, tras la venta de Carlos Reinoso al América de México y la contratación frustrada de su reemplazante, el argentino Miguel Ángel Mori, Carlos Rivas fue promocionado al plantel adulto de Audax Italiano. Tres años más tarde se casó con Elieth Godoy.

Entre 1970 y 1972, Carlos y Adán coincidieron en el primer equipo del cuadro de colonia, pero después sus caminos se separaron. El volante se marchó a Antofagasta y a Concepción y el arquero firmó por Santiago Morning. Ahí, en las filas del Chaguito, fue donde volvieron a encontrarse, en 1977.

“Yo era como su papá, porque era mayor. Y aquel año compartíamos habitación en las concentraciones, porque nos conocíamos bien. Yo que era más grande, lo defendía”, relató Godoy.

Suegro y yerno jugaban juntos en la Primera División chilena, algo poco visto en el futbol profesional.

Un año después Rivas fue vendido al Colo Colo y ahí el suegro y el yerno hicieron sobre una cancha de futbol lo único que les quedaba pendiente. Enfrentarse.

En marzo de 1978 el Santiago Morning en el que jugaba ya muy veterano Godoy, recibía al poderoso cuadro albo.

“Me acuerdo de aquel partido. Hicimos una apuesta, un asado, porque yo decía que él no me hacía goles. Y me hizo dos. Pero en una jugada fue a un cabezazo, y yo soy de 1,80 y él chiquito, y ahí sí salió perdiendo”, recordó entre risas el portero.

Rivas confirmó la anécdota.

“Cuando íbamos en el auto al partido, él me dijo: no te metas al área que te voy a dar un puñetazo si lo hacesTM. Y yo pensé que era broma. Pero entró a cabecear un centro y me pega un puñetazo en pleno ojo. Después le hice dos goles y como habíamos apostado un asado, recuerdo que fuimos después del partido a comprar la carne y yo tuve que ponerme un bistec en el ojo del puñetazo que recibí”, detalló.

Carlos Rivas logró batir a su suegro en los minutos 31 y 68 de aquel encuentro. Nunca más volvieron a enfrentarse.

Actualmente la familia se separó porque los Rivas viven en Canadá, en donde Carlos, de 64 años, junto a su mujer y 3 hijos, dirige una escuela de futbol en Toronto, mientras que Godoy, su suegro y ya de 81, radica en la llanura de Caldera y Huasco, cerca del desierto de Atacama.

“Ahora vienen mis nietos a verme y todavía me pongo los guantes para jugar con ellos”, contó el anciano, siempre feliz por haber encontrado al hijo que siempre quiso dentro del vestidor y en el mismo equipo.


Related Search

Ver Tigres vs Santos EN VIVO por TDN 2018 Online
Ver Tigres vs Santos EN VIVO por TDN 2018 Online


Tigres vs Santos 2018 EN VIVO se
Ver Francia vs Croacia EN VIVO Final Mundial 2018 Online
Ver Francia vs Croacia EN VIVO Final Mundial 2018 Online
Fútbol en vivo: Francia vs Croacia; final
Ver Bélgica vs Inglaterra EN VIVO por SKY Mundial 2018 Online
Ver Bélgica vs Inglaterra EN VIVO por SKY Mundial 2018 Online
Fútbol en vivo: Bélgica vs Inglaterra; partido
Ver Croacia vs Inglaterra EN VIVO Mundial 2018 Online
Ver Croacia vs Inglaterra EN VIVO Mundial 2018 Online
Fútbol en vivo: Croacia vs Inglaterra; partido
Must read×

Top